Aumentar la presión tributaria de forma sostenible y equitativa, a partir de una mayor recaudación de impuestos a la riqueza, renta y patrimonio.

En los últimos años, la presión tributaria se ha estancado, es decir, no se ha elevado aun en un contexto de crecimiento económico estable en el país. En el 2017, la SET reportaba que la presión tributaria finalmente había alcanzado el 13% del PIB, sin embargo, en ese momento también se actualizó la medición de las cuentas nacionales, lo cual elevó sustancialmente el PIB. Al elevarse el valor del PIB, las recaudaciones resultaron ser mucho menores a lo anteriormente pensado: arrojando una presión tributaria de apenas solo el 10% para el 2018.


19/12/2019

JUSTICIA FISCAL

Actividades

Unite a actividades, eventos, talleres y acciones contra la desigualdad