theme-sticky-logo-alt

La tragedia de Katia Brítez: cronología de un feminicidio anunciado

La mañana del domingo 27 de agosto se vio sacudida por la tragedia. Un video que se propagó como un incendio en las redes sociales, pintó un escenario aterrador: los gritos desgarradores de una mujer se entrelazaban con la visión espeluznante de un auto blanco, que repetidamente arrollaba a una joven en una calle de Lambaré.

Post de:

@Raulbogarin

  • 10:10 “INTENTO DE FEMINICIDIO: LE PASÓ ENCIMA A SU EXPAREJA EN LAMBARÉ. Una mujer fue atropellada por un automóvil, en varias ocasiones, por su expareja quien luego del hecho quedó detenido. La víctima fue identificada como Katia Monserrath Brítez Torres de 20 años de edad, quien fue derivada a un centro asistencial. El presunto autor responde al nombre de Osvaldo Luis Zaracho Fernández (21), quien cuenta con arresto domiciliario”, decía uno de los primeros twits publicados a las 10:00 de la mañana.

La consternación inundó las redes por las terribles imágenes, replicadas en diferentes cuentas y plataformas, de una joven indefensa, arrollada una y otra vez por un monstruo.

Post de:

@ABCTVpy

  • 20:00 “Katia Brítez Torres, de 20 años, quien fue ingresada esta mañana al Hospital de Lambaré con traumatismos de varios tipos, tras ser embestida por un automóvil al mando de su expareja, finalmente falleció cerca del mediodía de este domingo. El feminicida habría robado el vehículo que usó para cometer el crimen de Katia Brítez en Lambaré”, tweet publicado por un medio digital cerca del mediodía de aquel domingo.

La indignación fue subiendo de tono cuando se conocieron los pormenores del calvario de la joven víctima. “Katya no fue una víctima silenciosa. Ella hizo lo que el Estado aconseja que debe hacer toda mujer víctima de violencia machista. Su caso cumplió el itinerario institucional: la Policía, la Fiscalía y el Poder Judicial, pero se traspapeló en la ineficiencia y la indolencia de un Estado que se niega a considerar la gravedad de la violencia de género y sus terribles consecuencias”, escribió la analista Estela Ruíz Díaz, en su columna dominical, ocho días después del suceso.

Cronología de denuncias de Katia

La historia de Katia es una dolorosa narrativa de denuncias ignoradas y medidas insuficientes para protegerla de la violencia sistemática de su expareja. La joven valientemente alzó su voz ante las autoridades, buscando seguridad y justicia, pero encontró respuestas inadecuadas. He aquí la cronología de un martirio:

  • 3 de febrero 2023: Katia pone fin a su relación con Osvaldo. Una relación que ya había tenido varios incidentes de violencia.

  • 6 de febrero: Katia denuncia que Osvaldo irrumpió en su casa sin permiso y la acosó en un evento. Esta es la primera denuncia.

  • 14 de febrero: Katia presenta su segunda denuncia ante la comisaría 17° Central de San Isidro, Lambaré, donde acusa a Zaracho de irrumpir en su domicilio, agredirla y tratar de estrangularla. La fiscala Myriam Rodríguez Quiñónez abre una causa penal por tentativa de feminicidio y requiere la prisión preventiva para Zaracho.

  • 26 de febrero: Se sustancia la audiencia de imposición de medidas ante el juez penal de garantías Juan Recalde. El juez dicta arresto domiciliario para Zaracho bajo control policial y le prohíbe tener contacto con Katia Brítez.

  • Marzo: La jueza penal de garantías de Lambaré, Isabel Bracho, ratifica el arresto domiciliario de Zaracho.

  • 22 de abril: Katia realiza una tercera denuncia en la comisaría 17°, alegando que Zaracho volvió a irrumpir en su vivienda, violando las medidas impuestas por el juez Recalde.

  • 25 de agosto: El fiscal Eugenio Ocampos solicita el sobreseimiento provisional de Zaracho debido a la falta de comparecencia de Katia Brítez y otras diligencias pendientes.

  • 27 de agosto: Katia Brítez es víctima de feminicidio.

El cambio de carátula: de feminicidio a violencia familiar

Uno de los momentos más críticos de esta tragedia fue el cambio de la carátula de la causa fiscal. Inicialmente, el caso fue caratulado como «Tentativa de Feminicidio», pero de manera sorprendente, se modificó a «Violencia Familiar».

La fiscal Rodríguez había argumentado que las lesiones que recibió Katia «no podrían haberla matado», a pesar del testimonio de la joven víctima.

Esta decisión cuestionable hizo que Osvaldo recibiera prisión domiciliaria en lugar de enfrentar la justicia por un intento de feminicidio. Un cambio de carátula que resultó letal para Katia.

Impacto en las redes

Un seguimiento realizado en la red social X (ex Twitter) con respecto al caso del feminicidio de Katia Monserrat Brítez, un trágico incidente que ha conmocionado a la sociedad paraguaya y ha generado una fuerte reacción en las redes sociales aporta las siguientes observaciones:

Culpabilización de la víctima y respuesta de la Sociedad

En los primeros días posteriores a la muerte de Katia Monserrat Brítez, se observaron en Twitter expresiones de culpabilización de la víctima. Algunos usuarios cuestionaron su conducta o sugirieron que ella tenía alguna responsabilidad en el trágico suceso. Sin embargo, la presión y la indignación social fueron tan intensas que la mayoría de estos mensajes fueron eliminados por sus autores.

Respuesta Legislativa

Tres días después del feminicidio de Katia, se presentó un proyecto de Ley denominado «Que declara Emergencia Social ante la violencia contra las mujeres, niñas y adolescentes y establece mecanismos urgentes de prevención, promoviendo cambios culturales, a través de talleres y campañas de concientización de igualdad de género entre hombres y mujeres».

Sorprendentemente, entre los proponentes figuraban incluso parlamentarios que anteriormente se habían declarado en contra de los derechos de las mujeres, como la senadora Lizarella Valiente (ANR), quien había negado la existencia del machismo en Paraguay.

Esta respuesta legislativa refleja el impacto del feminicidio de Katia en la opinión pública y la movilización de la sociedad civil para exigir medidas concretas contra la violencia de género.

Debate sobre el concepto de Feminicidio

A pesar de los avances legislativos, persisten voces que cuestionan el concepto de feminicidio. Algunos argumentan que debería ser tipificado simplemente como homicidio agravado y critican la creación de leyes específicas. Esta discusión sigue siendo un tema de debate en las redes sociales, como se evidencia en el siguiente post:

  • «Fue un homicidio agravado por vínculo. Inventar palabras o leyes no sirven para nada. Después de la ley del ‘feminicidio’, ¿qué tal están los casos estadísticamente hablando? Eso demuestra que esa ley (anti CN) no sirve para nada”.

Un antes y un después

El caso de Katia Monserrat Brítez ha tenido un profundo impacto en la sociedad paraguaya y en la discusión en línea sobre la violencia de género. Ha provocado una respuesta legislativa que puede resultar significativa.

A pesar de los avances en la conciencia social y el debate generado por el caso Katia Brítez, persiste la discusión en torno a la aplicación de la ley del feminicidio. Es esencial seguir abogando por la importancia de esta ley para visibilizar y combatir la violencia de género en todas sus formas.

Desvanecimiento del caso en las Redes Sociales

Un hecho significativo a destacar es que, aproximadamente ocho días después del feminicidio de Katia Brítez, las palabras «Katia» y «feminicidio» prácticamente desaparecieron de la conversación en Twitter. Esto plantea interrogantes sobre la duración de la atención pública en casos de violencia de género y la necesidad de mantener el enfoque en estos temas a largo plazo.

El caso de Katia Brítez marca un antes y un después en la lucha contra la violencia de género en Paraguay, pero es esencial seguir vigilando y trabajando para lograr un cambio cultural y legal duradero que proteja a las mujeres y promueva la igualdad de género en la sociedad.

15 49.0138 8.38624 arrow 0 arrow 1 4000 1 horizontal https://www.japoli.org 100 0 1